martes, 22 de marzo de 2016

A los 25 años

Hace poco cumplí 25 años de haber dejado las aulas escolares y como se estila, la promoción y el colegio organizaron la celebración formal consistente en toda una semana llena de actividades conmemorativas. Desde una clase maestra con los profesores de esa época, la célebre ceremonia de la luz, almuerzos de confraternidad, visitas a los salones, elección del "alumno destacado", "graduación" con toga y birrete,TOGA??? NO HAY FORMA! y toda una gran lista de etcéteras...

Y bueno mis compañeros de esa época, algunos grandes amigos hasta ahora, comenzaron a hacer las coordinaciones, designar al comité organizador responsable, y a planificar los cronogramas y armar los presupuestos... y bueno, en consecuencia se inició una retahíla de correos informativos, de opiniones distintas, de preguntas sobre los detalles, intercambio de fotos antiguas, de recuerdos algunos un tanto vagos para mi, no tengo buena memoria, de anécdotas de chiquillos de los 80', y de emociones ahora ya medio confusas.

La verdad es que la semana festiva coincidía con varios viajes de trabajo y actividades personales imposibles de cambiar así que haciendo un gran esfuerzo podía, en el mejor de los casos, asistir solo a la clase maestra. El reencontrarme con amigos de la infancia por unas horas, bien valía el esfuerzo de trasladarme de San Isidro al centro de Lima en hora punta.

A lo que voy, debíamos elegir al alumno destacado de la promoción para ser presentado y reconocido en estas celebraciones como representante del grupo. Ahora, el criterio de alumno destacado lo impone la asociación de exalumnos, ignoro cuales son las consideraciones, o en que se basan, cómo lo miden y quién lo mide???. Para ellos y todos los que organizadores del esperado reencuentro, una persona destacada es considerada así porque:

-Tiene un trabajo destacado en su desempeño profesional -
-Ha realizado una actividad importante de labor social - 
-Haber llevado a cabo un proyecto excepcional al servicio de otros - 
-Haber superado una adversidad 

Fue muy interesante leer y escuchar las razones y opiniones de mis amigos de la infancia sobres sus  consideraciones de  quién es una persona destacada...

Algunos consideraban que por tener éxito profesional fuera del país eran destacados, otros porque habían hecho empresas, y algunos escogían a otros por superar adversidades con valentía y entereza....cuál es válido y cuál no... el numero de respuestas es igual al número de personas inmersas en el tema... qué es una persona destacada? cómo la defino? cómo se destacó del resto?

Estoy convencida que a la hora de hacer nuestras valoraciones estamos omitiendo consideraciones que realmente importan, el sentirnos realizados, destacados o como lo quieran llamar no se mide por el reconocimiento a un trabajo en especifico, ni a una posesión o circunstancia. Somos lo que somos y no lo que poseemos. La gente destacada no es gente adinerada o famosa. 

Mas allá de un trabajo o de una actividad en particular, de un status, o de logros profesionales, la gente que realmente se destaca es la que revisa sus sueños y sus ideales cada noche, es la que se cuestiona frecuentemente hacia donde va, es la que desarrolla una base sólida de su propia identidad, es la que tiene la habilidad de dirigir su propia vida y la que disfruta plenamente de ella.

Cuàntas somos realmente personas que abrazamos cada momento de nuestras vidas, cuàntas somos consecuentes con lo que hacemos, cuantas dirigimos nuestros propios destinos?





No hay comentarios:

Publicar un comentario